¿Protector solar con filtro químico o con filtro físico?

¿Protector solar con filtro químico o con filtro físico?

protector solar filtro solar fisico filtro solar quimico

 

Lo sabemos, todos los años tienes el mismo dilema, empiezan a asomar los primeros rayos de sol y toca elegir protector solar. Al final, te pierdes entre tanta variedad y acabas eligiendo uno cualquiera. Pero no todos los filtros solares son iguales y eso es clave para elegir el adecuado. ¿Cuál es la diferencia? ¿En que se distinguen un filtro químico de uno físico? Veamos…

 

Protector con filtro solar químico

El filtro solar químico o sintético protege la piel absorbiendo los rayos solares y transformándola en calor, por lo que garantiza un amplio rango de fotoprotección. Su acabado es totalmente transparente y cómodo de aplicar, pero es un tipo de protector más susceptible de causar reacciones alérgicas o irritacionessobre todo en pieles sensibles.

Además, el protector solar químico tiene que ser aplicado 30 minutos antes de la exposición, ya que requiere de un tiempo previo para activarse. Y necesita una reaplicación frecuente para ser efectivo, sobre todo si entra en contacto con el agua.

Cuenta con dos grandes ventajas: por un lado, su fácil aplicación y absorción y por otra, su gran capacidad de protección, siempre y cuando se aplique bien claro. Pero también son destacables una serie de desventajas, que surgen de no leer bien su etiqueta y por tanto, no escoger el adecuado:

  • El protector solar químico penetra en la piel, lo que significa que puede entrar en nuestro organismo, elementos indeseados incluidos.
  • Puede dañar el ecosistema marino, lo que provocará unas consecuencias devastadoras si no hacemos nada.

¿Cuál es la solución a esto? Leer las etiquetas y elegir un protector solar con filtro químico que contenga ingredientes orgánicos y sostenibles. Evita derivados del petróleo, parabenos, pthalates, triclosan, microbeads (plástico)… Y descarta aquellos que contengan alguno de estos ingredientes:

  1. Oxybenzone
  2. Octinoxate
  3. Octocrylene
  4. PABA (Aminobenzoic Acid)
  5. Enzacamene
  6. Octisalate
  7. Homosalate
  8. Avobenzone (butyl methoxydibenzoylmethane).

A continuación, nuestra recomendación de protector con filtro solar químico:

Spray protector solar SPF50 Mimitika, este protector solar tiene una protección solar muy alta, lo que no impide que obtengas un precioso bronceado. Se extiende MUY fácilmente y huele a verano. Pero, a pesar de tener un INCI (lista de ingredientes) muy limpio y sin nanopartículas, contiene un solo ingrediente (butyl methoxydibenzoylmethane) que puede perjudicar al medio marino, por lo que te lo recomendamos fundamentalmente como protector solar urbano. Es un producto vegano.

 

filtro solar fisico

¿Qué es una crema con filtro solar físico?

Los filtros solares físicos o minerales suelen estar compuestos por ingredientes como el óxido de zinc, el óxido de titanio, el talco, y la mica. Este tipo de fotoprotector actúa reflejando la radiación solar y evitando que esta penetre en la piel.

Su textura es espesa y su acabado tiende a blanquear, por lo que suelen tener mala fama. Pero que no cunda el pánico, los avances en cosmética han permitido formular protectores solares físicos que nada tienen que ver con esas texturas que nos traían por la calle de la amargura.

¿Qué ventajas tiene el filtro solar físico?

  • Al ser un filtro natural no causa ningún tipo de alergia, lo que lo convierte en un protector idóneo para personas con piel sensible y bebés a partir de seis meses.
  • Las sustancias que componen el protector solar físico en ningún momento penetran en la piel. Por tanto, evitamos que sustancias indeseadas, como los disruptores endocrinos, entren en nuestro organismo.
  • Aunque la protección solar absoluta no existe, este tipo de producto proporciona una protección inmediata una vez puesto en la piel, esto quiere decir que no hay que esperar media hora a que nos haga efecto.
  • Sus ingredientes suelen estar compuestos de bloqueadores físicos naturales, como los ya mencionados, y de sustancias derivadas de plantas que aportan hidratación y nutrición a la piel.
  • Respetan el ecosistema marino. Cuando nos bañamos en el mar, parte de la protección acaba diluyéndose en el agua. Recordemos que en ella viven seres vivos que pueden verse afectados por esas sustancias, tales como peces o las barreras de coral. Por tanto es de crucial importancia que el protector solar que usemos no ensucie las aguas con ingredientes tóxicos, como las nanopartículas, y en eso el filtro físico o mineral nos puede ayudar.
  • Aunque también requiere reaplicación, puede ser algo más espaciada que la del filtro químico, ya que es bastante más resistente al agua y al sudor. De hecho, un filtro con spf 20 de un protector solar físico tiende a proteger durante más tiempo que un spf 20 de uno químico, pero tómate esta información con precaución, esto no significa que te olvides de volver a ponerte la crema pasado un tiempo.

Algunos de los protectores con filtro solar físico que puedes encontrar en nuestra tienda son:

Plant Stem Cell Antioxidant Sunscreen de Mádara con SPF30. Ideal para rostro y manos. Proporciona una alta protección contra los rayos UVA y UVB. Y aporta un cuidado antioxidante y regenerador a la piel, gracias al ácido hialurónico, semillas de frambuesa, óxido de zinc y las células madres de la dracocephalum (dragon head). Opción vegana.

Protector Solar Mineral SPF 30 Bjobj.  Proporciona una protección eficaz contra los rayos del sol, a la vez que favorece un bronceado uniforme. Sus fórmula es una combinación maravillosa de vitamina E, antioxidantes e ingredientes como el aceite de almendras, el de argán y la jojoba. Ideal para pieles sensibles.

Stick Protector Solar Mineral Spf 50. Formato en barra y embalaje cero residuos, que facilita una aplicación rápida y eficaz. Protección alta, idónea para familias con niños y deportistas. Opción vegana.

FRESH sunscreen SPF 30 de Ringana. Fórmula resistente al agua. Este protector solar genera un bronceado uniforme y contrarresta intensamente los síntomas de envejecimiento cutáneo causado por el sol. Recuerda que los productos de esta marca no se encuentran en nuestra tienda multimarca, sino en la pestaña Ringana, donde tendrás acceso a nuestra tienda afiliada. Opción vegana.

 

Mención aparte: el dióxido de titanio.

Como ya hemos mencionado, algunos filtros solares físicos cuentan con dióxido de titanio, un ingrediente un tanto controvertido.

El dióxido de titanio es cien por cien seguro para la salud, salvo que se use en formato de nanopartícula. ¿Cómo puedo saber si  mi protector solar lo contiene? En la lista de ingredientes esta sustancia aparece como titanium dioxide o CI 77891, y en el caso de que esté presente como nanopartícula, la Normativa Europea sobre materiales obliga al fabricante a indicarlo del siguiente modo: titanium dioxide [nano].

*Todos nuestros protectores solares se fabrican sin nanopartículas.

 

¿Qué protector solar escoger?

Va a depender, fundamentalmente, de tus gustos y de para qué lo necesites. Como norma general usa filtros físicos si vas a estar en contacto con la naturaleza y vas a darte un chapuzón en  mar, lago o río. De hecho, hay países como México, que si los visitas, tienes que usar por ley filtros minerales o físicos. Además, si tu piel es sensible o quieres usarlo también en tu bebé, este tipo de protector es el idóneo. En cambio, para ambientes más urbanos, donde además necesites rápida absorción, el filtro químico puede ser un buen aliado.

 

¿Qué pasa con los que ya tengo?

Para saber si puedes seguir usando el protector solar del año pasado, hazte la siguiente pregunta: ¿está abierto? Si nunca lo has abierto, un protector solar puede mantener su eficacia hasta 3 años. En el caso de que sí lo hayamos abierto, debes saber que los fabricantes suelen garantizar la eficacia del protector unos 6 o 12 meses después de utilizarlo por primera vez (lo indicará en el producto). Pasado ese tiempo, es posible que haya perdido parte de dicha eficacia.

 

protector solar

 

De todas formas, antes de plantearte usarlo, es más importante comprobar que no se encuentre en mal estado. Por ejemplo, si quieres aprovechar un protector del año pasado porque aún no ha pasado el plazo en el que pierde eficacia, debes fijarte en el estado en el que se encuentra la crema. ¿Ha cambiado de tono o se ha vuelto amarillento? ¿Su textura es la misma? ¿Huele diferente o rancio? Si respondes que sí a alguna de ellas, mejor no la uses.

TRUCO: ¿Te sobra protector solar al final del verano?

Si te aplicas la cantidad de protector solar adecuada, no sólo no debería sobrarte, sino que con un bote no debería ser suficiente. Pero si aún así te sobra, úsala en invierno. Puedes usarla en rostro y manos, que ya sabes que deben protegerse durante todo el año, independientemente de la temperatura exterior. O aprovechar las actividades al aire libre a horas donde la exposición solar es alta para aplicártela, por ejemplo, en los brazos y la nuca.

¿Te ha quedado alguna duda sobre cómo aplicártela o que factor elegir? Pídenos asesoramiento, estamos aquí para ayudarte.


Deja tu mensaje en el campo mensaje.