Los 7 pasos Definitivos para cuidar la piel seca

Si has decidido leer este artículo, seguramente sea porque tienes la piel seca. Pero, ¿sabes si tu piel es realmente una piel seca o sencillamente está deshidratada? ¿Te has parado a pensar alguna vez si sigues los pasos adecuados para el cuidado de tu piel?

 

EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO: Diferencias entre una piel seca y una piel deshidratada

La piel seca por naturaleza, lo es permanentemente, más allá de un momento puntual. Es decir, puede que hayas nacido con ese tipo de piel o, sencillamente, algún agente externo o el propio envejecimiento cutáneo natural la hayan llevado a ser así. Por tanto, la piel seca se caracteriza por ser una piel fina, desvitalizada y poco elástica, que a menudo, sobre todo después de salir de la ducha, provoca sensación de tirantez y/o descamaciones. Suele presentar enrojecimiento y una textura áspera.

La piel deshidratada, en cambio, es un problema que puede afectar a todos los tipos de pieles en un momento puntual, incluidas las más grasas. Esta condición es reversible y suele caracterizarse por tirantez e incluso descamación localizada en alguna zona concreta del rostro.

Si después de leer lo anterior, tienes claro que tienes la piel seca, sigue leyendo porque tienes a continuación una propuesta de rutina para su cuidado.

 

RUTINA DE CUIDADO PARA LA PIEL SECA

1. Limpieza. Para este tipo de piel lo mejor son las leches limpiadoras, ya que son menos agresivas que el jabón pero limpian con la misma eficacia. Si quieres añadir a tu limpieza un plus, puedes adoptar la doble limpieza facial, que no es otra cosa que usar dos productos de limpieza para asegurarnos de que nuestra piel queda impoluta. ¿Sabías que esto último es uno de los secretos de belleza de las asiáticas?
Nuestra propuesta: Leche limpiadora de Mádara + agua micelar de Inika + algodones orgánicos reutilizables.

2. Tonificar. Como paso intermedio entre la limpieza y la hidratación, podemos aplicarnos un tónico. Si bien no es un paso obligatorio, termina de llevarse posibles impurezas que hayan quedado en la piel, a la vez que la tonifica y prepara para el siguiente paso.
Nuestra propuesta: Tónico hidratante de Mádara, hidrata, calma y reestablece el equilibrio de las pieles secas.

3. Sérum. La piel seca necesita un extra de hidratación, por lo que, un sérum hidratante es
idóneo para ella. Este tipo de productos contienen fórmulas mucho más concentradas que una crema convencional.
Nuestra propuesta: Sérum hidratante reparador intensivo de Mádara, te prometemos que transformará tu piel en otra.

4. Ojos y labios. Mientras el sérum se absorbe, es el momento de ocuparnos de nuestros ojos y labios, dos zonas a menudo muy olvidadas.
Nuestra propuesta: Contorno de ojos de Mádara + bálsamo labial Solito.

5. Hidratación. Después del sérum, si sientes que necesitas más hidratación, podemos recurrir a alguna crema hidratante o aceite facial. O podemos optar por algún tratamiento específico para tratar arruguitas o flacidez, en el caso de que eso nos preocupe (no olvides que la arruga es bella darling, tratarla sí, amargarse por ellas no).
También podemos combinar estos productos usando uno de día y otro de noche, por ejemplo, hidratante de día, crema antiarrugas de noche. O añadiéndole unas gotas del aceite a la crema hidratante.
Nuestra propuesta: Crema hidratación profunda Mádara, aceite facial de rosa mosqueta puro de Inika, Total Renewal noche o fluido de día antiarrugas de Mádara.

6. Protección. Si es de noche, nuestra rutina acabaría aquí. Por el contrario, si es de día, no podemos olvidarnos del paso más importante para prevenir el envejecimiento y las manchas: el protector solar. Y no importa si es invierno, hace -20º y no vamos a salir de la ofi. ¿Sabías que la pantalla del pc, llamada luz azul, provoca manchas en  la piel? Hay que usarlo todo el año y a ser posible con una fotoprotección alta.
Nuestra propuesta: Protector solar facial de spf50 de Mimitika, se absorbe genial, sin manchas blancas y si por las mañanas andas con prisas, le puedes añadir unas gotas de aceite facial, para saltarte el paso de la hidratación.

7. UNA VEZ A LA SEMANA: aparta un ratito para ti a la semana en la agenda, prepárate una infusión, enciende una vela y aplícate una mascarilla que te deje la piel como el culito de un bebé.
Nuestra propuesta: Mascarilla facial de pétalos de rosa de Khadi, para nutrir y regenerar la piel.

8. TIP. Además de todo lo anterior, no olvides nutrir tu piel también de dentro hacia afuera. Asegúrate de beber suficiente agua y darle a tu piel los nutrientes que necesita a través de la alimentación. A veces los malos hábitos son los que estropean nuestra piel y eso ninguna crema facial lo reparará por mucha calidad que tenga. Esto no sólo aplica para piel seca.

 

Con estos pasos tu piel estará mucho más confortable y con mejor aspecto, prometido. Si te surge alguna duda de cómo usar un producto o cuál es el más idóneo para ti, no dejes de consultarnos. Hasta el próximo post.


Deja tu mensaje en el campo mensaje.