11 maneras de cuidar el pelo en verano

Hay cosas que siempre se repiten. Llega septiembre, la vuelta a la rutina, unas semanas de lucir bronceado en la ofi (antes de que el traidor nos abandone hasta el próximo verano) y como extra, a modo de souvenir, un pelo pajizo que no hay dios que controle. STOP. QUE NO CUNDA EL PÁNICO. Acudimos al rescate y, como prevenir es mejor que curar, vamos a explicarte como cuidar el pelo en verano y evitar el drama en otoño.cuidar el pelo en verano

Pero vamos por partes, primero veamos cómo afecta el verano al cabello. Sólo entendiendo el daño podrás comprender los cuidados que este necesita.

a. El calor.

En primer lugar, en verano hace calor y el calor provoca deshidratación, por lo que el cabello se reseca. Concretamente, las altas temperaturas abren las cutículas, que contienen la humedad que hace que el cabello esté hidratado, y esta se evapora. Además, el calor hace que nuestro cuero cabelludo sude y los componentes del sudor pueden tamponar los poros del cuero cabelludo, impidiéndole que transpire correctamente.

b. El sol.

Los rayos ultravioleta afectan a nuestro cabello de diferentes maneras. La más destacable es modificando la estructura cuticular. Esta es la razón por la que el pelo se ve más frágil, pudiendo llegar incluso a modificar el color de tu melena (el famoso efecto aclarado del sol). Por otro lado, una exposición solar muy agresiva puede provocar efluvio telogénico, que no es otra cosa que una caída repentina de una cantidad preocupante de cabello.

c. El agua del mar.

El agua del mar deja sal depositada en el pelo, hasta que lo lavamos, donde desparece completamente. Esto tiende a resecar el cabello y aumenta la radiación ultravioleta, por lo que deja nuestra melena más expuesta si cabe a los efectos del sol.

Si bien el agua salada no es especialmente dañina con el cabello, el hecho de tenerlo mojado más tiempo que en invierno si lo vuelve más frágil.

d. El cloro de las piscinas.

En este caso, bañarse en una piscina expone tu cabello al cloro, un químico que modifica el pH y daña la estructura externa.

e. Aires acondicionados

Estos aparatos eliminan la humedad del aire en el ambiente, por lo que la hidratación del cabello y la piel se ven afectada si se abusa de ellos o estamos sometidos a exposición directa y continua.

cuidar el cabello en verano

SOS Cabello. Cómo cuidar el pelo en verano.

1. Utiliza un protector solar para el cabello.

Usas uno para el cuerpo y otro para el rostro, ¿por qué razón tu pelo no iba a necesitar uno también? Suelen ser productos en aceite, que evitan la deshidratación, mientras que protegen tu cabello.

Aquí tienes nuestra propuesta, el Protector Solar Capilar de Bjobj, compuesto de aceite de macadamia, lino y vitamina E. También puedes usarlo como mascarilla capilar prelavado.

2. Usa sombrero o pañuelo.

Al menos en las horas de mayor exposición. Evitarás no sólo que esté directamente expuesto al sol, sino además, que el cuero cabelludo sude en exceso.

3. Enjuaga tu cabello después de mojarlo en el mar o en la piscina.

Esto evitará los efectos de la sal o el cloro en tu melena.

4. Tras el enjuague, ¡rehidrata!

Una vez te hayas enjuagado el cabello tras tu baño en el mar o piscina, retira el exceso de humedad a toquecitos con la toalla (nada de retorcer el pelo), añade el protector de nuevo o algún acondicionador sin aclarado y desenreda. Pero ¡cuidado! hazlo agarrándote el pelo y empezando por las puntas, ten en cuenta que el cabello húmedo es más frágil y hay riesgo de rotura.

5. Evita el exceso de secador o plancha.

Y de hacerlo, asegúrate siempre de usar protector térmico.

6. Evita los recogidos tirantes con el pelo húmedo.

Por dos razones. ¿Recuerdas lo que te he dicho en el punto 4? Sí, el pelo húmedo se parte muy fácilmente. Además, también hemos hablado de que si el pelo está demasiado tiempo húmedo se debilita, pues bien, cuando el cabello se recoge húmedo tarda más tiempo en secarse.

7. Por el amor de Dios, no te acuestes con el pelo mojado.

Dormir con el cabello mojado (o húmedo) es lo que al rostro acostarse sin maquillar. En una palabra: DEVASTADOR.

Debilita el cabello (por aquello del exceso de humedad), inflama el cuero cabelludo, contribuye a la proliferación de bacterias, tanto en el cuero cabelludo como en la almohada, provoca la aparición de caspa, ayuda a que se formen nudos y enredos y puede traerte de regalo un lindo resfriado. ¿Te has convencido ya?

8. Hidrata, hidrata, hidrata.

Ya hemos hablado de la tendencia del cabello a resecarse en verano. Por tanto, la mejor manera de combatir la sequedad es hidratando. Depende de tu pelo necesitaras una mascarilla untosa una o dos veces por semana durante 10′ cada vez, un poco de acondicionador en cada lavado o ambos. Pero sea como sea, dale a tu cabello una dosis de hidratación extra.

Además, no olvides usar champús respetuosos con tu pelo. Nosotros te proponemos unas cuantas ideas en este enlace.

9. Cuida tus hábitos.

En este caso el hábito sí hace al monje. Y todo cuenta. Si llevas una vida sedentaria, tendrás una mala circulación y eso afectará a tu cuero cabelludo. Si fumas, comes mal o no te hidratas por dentro, se notará en tu pelo. Si vives estresada, seguramente se te caerá. En fin, que te voy a contar que no sepas ya…

10. Hazle un detox a tu cuero cabelludo de vez en cuando.

¿Eso se puede hacer? Rotundamente sí, se puede y se debe. ¿Por qué? Pues porque así liberamos los poros de nuestro cuero cabelludo de impurezas y dejamos que se oxigene.

Nosotros somos muy fans de la Mascarilla Capilar DETOX de carbón activo de Khadi.

11. Al final del verano, hazle una visita a tu peluquería.

Aprovecha para sanear puntas y si es necesario, hazte algún tratamiento de hidratación profunda.

No podemos conseguirte la melena de Rachel Green, pero si podemos asegurarte que con estos sencillos tips para cuidar tu pelo en verano, no habrá drama capilar en Septiembre y eso ya es mucho ¿no crees?

Rachel Green


Deja tu mensaje en el campo mensaje.